ABORDANDO LA EFICIENCIA ENERGÉTICA CON UNA HOJA DE RUTA PRÁCTICA Y RESULTADOS RÁPIDOS

auditoria-energeticaUna forma práctica de abordar un proyecto de eficiencia energética, en el que de forma progresiva y desde el primer momento se puedan obtener resultados, es la que a continuación presentamos y que dividimos en tres fases:

1ª FASE: La Contabilidad Energética

Este concepto se aplica principalmente a los consumos eléctricos, pero es extensible a cualquier tipo de fuente de energía, como el gas, el gasoil o el agua. Las actividades que es desarrollan son:

– Revisión de las condiciones de contratación con la compañía suministradora: potencia contratada, tarifa, precios y posibles penalizaciones aplicadas.
– Revisión de los datos de facturación de un periodo de tiempo significativo, teniendo en cuenta la estacionalidad de las actividades de la organización (normalmente un año).
– Extracción de los datos reales de consumo almacenados en el registrador del contador eléctrico (mediante conexión remota) para contrastarlos con los datos de facturación y para analizar si los perfiles de consumo son coherentes con las necesidades de cada momento.

En esta primera fase ya se puede mejorar la contratación, consiguiendo una rebaja comercial de tarifas, ajustando la potencia contratada a las necesidades reales, eliminando la corriente reactiva y sus penalizaciones y viendo consumos en horas de descanso que pueden eliminarse.

2ª FASE: El diagnóstico energético preliminar

En esta fase se inventarían todas las actividades y procesos productivos y se identifican aquellos consumos donde existe margen de mejora, definiendo todas las posibles medidas a aplicar para ganar en eficiencia energética.

De todas las mejoras propuestas, el estudio se centra en aquellas que consisten en la aplicación de buenas prácticas, las cuales son de aplicación inmediata y sin necesidad de inversiones. Previamente se habrán tomado medidas de los consumos de las actividades y procesos elegidos para aplicar las buenas prácticas.

En esta segunda fase se mejora en porcentajes sensibles los consumos de aquellas fuentes que se han detectado como con un buen margen de mejora, simplemente pensando y aplicando medidas de sentido común. Desplazamiento de horarios, detectores de presencia, desconexión parcial de las instalaciones cuando baja el consumo etc.

Con estas dos primeras fases es muy posible de haber conseguido, con un coste mínimo, ahorros del orden del 20%.

3ª FASE: La Auditoría Energética completa

Se completa el trabajo iniciado en el diagnóstico preliminar con una campaña de medidas exhaustiva para obtener datos reales de consumo y del rendimiento de las instalaciones.
Se cuantifica el ahorro potencial con la aplicación de las mejores tecnologías disponibles.
Las medidas propuestas se analizan y priorizan según su posibilidad de implantación y el estudio económico de su coste y periodo de retorno,
recogiéndolas en un plan temporal de implantación, en el que se tienen en cuenta los ahorros iniciales que se van obteniendo para ir financiando las siguientes inversiones.
Además se tiene en cuenta el aprovechamiento de posibles subvenciones por inversiones en mejora de eficiencia energética.

Propuesta de actuaciones:

En lugar de acometer una auditoría energética completa, se propone ir paso a paso cubriendo cada una de las 3 fases según el alcance que cada organización quiera dar a su esfuerzo por el ahorro energético.

Plazo de ejecución:

El tiempo necesario para desarrollar cualquiera de las tres fases de un estudio de eficiencia energética depende del tamaño de las instalaciones a auditar y su complejidad.

La fase de contabilidad energética depende del conocimiento previo de las condiciones de contratación y tarifas vigentes en el país de la organización analizada y de la facilidad para acceder remotamente a los datos históricos de consumos. Las conclusiones pueden presentarse en un plazo de unos 2 meses.

La fase de diagnóstico preliminar requiere de un conocimiento de las instalaciones y realización de unas mediciones básicas, por lo que pueden iniciarse en paralelo a la contabilidad energética. Las conclusiones pueden presentarse a partir de los 3 meses del inicio del proyecto.
La auditoría energética completa puede requerir de análisis de gran envergadura, y se realiza a continuación del diagnóstico preliminar, por lo que se puede esperar disponer de conclusiones a partir de 6 meses del inicio del proyecto.

0 Points


Deja una respuesta


¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros