Disminuir el stock en curso en una línea de montaje

El montaje de un conjunto con un despiece más o menos complejo, se suele disponer en una cadena de puestos en los que cada uno de ellos realiza una serie de operaciones.
En este tipo de cadenas de montaje, es necesario que los tiempos de montaje en cada puesto de la cadena sean similares, para así repartir bien las cargas y conseguir el máximo output en piezas por hora.
Esta operación se llama “equilibrado de la cadena”
Si una cadena de montaje está bien equilibrada, teóricamente se puede trabajar en “flujo de una pieza”, es decir, que entre puesto y puesto no hayan subconjuntos en espera.
Depende de la situación de partida y de los medios técnicos de que dispongamos, podemos conseguir lo anterior aplicando métodos de medida del tiempo, más o menos sofisticados, o bien podemos aplicar métodos prácticos que rápidamente nos van a mejorar la cadena, consiguiendo a la vez su equilibrado y el “flujo de una pieza”.
Este último caso es muy práctico cuando de lo que se trata es de optimizar una cadena que ya funciona y que entre puestos se acumulan piezas semielaboradas.

El método consiste en retirar los stocks intermedios entre dos puestos consecutivos y observar si al puesto aguas abajo se le vuelven a acumular productos entregados por el puesto anterior o por el contrario se va parando a cada ciclo. En el primer caso se tiene que descargar de trabajo el puesto receptor y dárselo al puesto anterior o al resto de la cadena. En el segundo caso el puesto anterior debe descargarse de trabajo dándoselo al receptor o al resto de la cadena.
Aplicando este método entre cada par de puestos consecutivos e iterando varios ajustes se consigue rápidamente la mejora.

Con este sistema práctico se logra un buen equilibrado y a la vez se eliminan los stocks intermedios, con las siguientes ventajas:
− Disminuye el valor del inventario en curso
− Disminuye el tiempo en el que una pieza tarda en ser fabricada
− Como consecuencia de lo anterior, el tiempo de cambio de tipo, si se requiere vaciar la cadena para arrancar el nuevo modelo disminuye, con lo que se gana en flexibilidad.
− Afloran las interrupciones e imprevistos, tanto de calidad como organizativos, con lo que se aborda necesariamente su solución redundando en claras mejoras
− El orden y aspecto de la línea mejora.

Hasta aquí un método práctico, a disposición de cualquiera, para aplicar principios de “Lean Manufacturing” de forma rápida y conseguir grandes mejoras, repercutiendo económicamente en:
− Aumento de output
− Disminución del valor del inventario
− Mejora de la Calidad

Josep Maria Macías
CEO MACBRABANT